Con gran satisfacción y optimismo, las Comunidades Andinas Manejadoras de Vicuñas de Yavi (CAMDVY) y de Rinconada, finalizaron el Año Vicuñero 2018, junto a los equipos y funcionarios de los Ministerios de Ambiente, de Desarrollo Económico y Producción, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y la Subsecretaría de Agricultura Familiar (SAF).

IMG_1758

El último chakus del año se concretó en Suripugio, departamento de Yavi, con la presencia de las comunidades de la zona, representadas por Rosa Cruz y Vicente Gregorio; por el Gobierno de Jujuy, la Ministra de Ambiente, María Inés Zigarán, acompañada del Secretario de Biodiversidad, Javier Gronda; además de Marcelo Echenique, del INTA; y Julio Sardina Aragón, de la SAF.

En la oportunidad, la titular de cartera ambiental acercó el saludo del Gobernador Gerardo Morales quien por razones de agenda se encontraba recorriendo otros territorios de la provincia: “para nosotros siempre es un gusto acompañarlos en estos procesos, y hoy en particular que es el último chakus del año quiero traerles el compromiso del gobierno para fortalecer este modelo que entendemos y estamos convencidos, tiene enormes potencialidades”.

Luego de evaluar el periodo 2018, que tuvo algunos contratiempos para las diferentes instituciones del orden nacional y provincial, la ministra Zigarán valoró que “no obstante pudimos garantizar el aporte que hacemos todos los años al trabajo de las comunidades”. Y agregó que “a pesar de las dificultades y complejidades, de restricciones muchas veces presupuestarias, hemos podido seguir aportando y garantizar este proceso”.

Destacó además el nivel de organización de los miembros de las comunidades: la distribución de roles, funciones y tareas. “Todos trabajan, todos saben lo que tienen que hacer. El nivel de organización que tienen en este proceso es admirable, y es un capital muy importante que nosotros valoramos. Así como también el liderazgo y la participación de las mujeres, lo que da cuenta del importante lugar que ellas ocupan en las comunidades y lo valioso de su figura y su trabajo”.

Por su parte, Rosa Cruz, referente de las CAMDVY, consignó que “en 2018 hemos podido aportar un granito de arena entre todas las comunidades y las distintas instituciones que participan. Por eso quiero agradecerles a todos”.

“Como siempre decimos termina un año vicuñero y empieza otro desafío –abundó-. Todavía tenemos mucho para trabajar; todos los que son parte de este proyecto, todos hemos aportado para mejorar el trabajo en las capacitaciones y los chakus y así tenemos que seguir”.

Finalmente, al referirse a los desafíos para el 2019, la líder se refirió al agregado de valor de la fibra de vicuña: “aún hay mucho por hacer, el agregado de valor es algo sobre lo que tenemos que trabajar. Esto lo hacemos con todas las comunidades y sin ellas no lo podríamos hacer. Siempre decimos que la CAMDVY hace a la fuerza. El desafío es de todos”.

Un modelo cultural, ambiental y productivo único

Luego de los chakus, los funcionarios y equipos se reunieron con las comunidades en el Salón Comunitario del pueblo de Suripugio. Oportunidad en la cual dialogaron sobre los desafíos y la potencialidad del proceso de esquila sustentable de vicuñas, y sobre la posibilidad de concretar un encuentro con el Gobernador para exponer los avances y dialogar de cara al futuro.

En este sentido, la ministra María Inés Zigarán puso de relieve el protagonismo de las comunidades manejadoras de vicuñas para llevar adelante los chakus, haciendo hincapié en que el modelo de Jujuy demuestra tener enormes potencialidades. De allí que se comprometió a gestionar un encuentro con el Gobernador para discutir estos temas.

“Cada vez estamos más convencidos que este modelo extraordinario es el correcto y el que tenemos que fortalecer; porque es un modelo comunitario, arraigado en lo cultural, socialmente justo, sustentable, donde las comunidades son las protagonistas y las que tienen el mayor beneficio de la comercialización; donde pueden también tener muchas nuevas oportunidades de agregado de valor”, dijo la funcionaria del ejecutivo.

En el mismo sentido se expresó el Secretario de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente, Javier Gronda al evaluar el trabajo durante todo el año. “Hemos concretado diecinueve chakus, y acopiado 392 kilogramos de fibra de vicuña, lo que representa un crecimiento considerable en comparación con los años anteriores”.

“Es el resultado –añadió- del trabajo articulado con el equipo del INTA y la SAF, y del compromiso de los técnicos Luis Biancucci, José Segovia, Claudia Aguilar, y Agustina Geronazzo, bajo la dirección de Álvaro Nuñez, director de Biodiversidad, Recursos Genéticos y Áreas Naturales Protegidas”.

Por su parte, Julio “Tojo”, técnico en terreno de la Subsecretaria de Agricultura Familiar que depende de la Secretaría de Agroindustria de Nación, agradeció la participación de los diferentes actores que acompañaron durante todo el año la realización de los distintos chakus, y sin los cuales no hubiera sido posible alcanzar los objetivos.

“Este año hemos duplicado la apuesta del trabajo en el territorio, aun a pesar de los percances. Y estamos finalizando con mucho éxito los chakus con las comunidades, llegando casi a los cuatrocientos kilogramos de fibra de vicuña”, evaluó.

Y al mismo tiempo dijo que “vamos a trabajar para fortalecer el trabajo el año que viene, priorizando la cadena de valor, el agregado de valor y la comercialización de la fibra”.

Finalmente, Marcelo Echenique (INTA), ponderó sobre todo el trabajo entre las distintas instituciones para garantizar el apoyo técnico y logístico en territorio. “Junto con la SAF y el Ministerio de Ambiente, que son dos instituciones estratégicas, hemos trabajado monitoreando y fiscalizando todo el trabajo, garantizando de este modo la legalidad del proceso y la trazabilidad de la fibra, en esta primera instancia”.

“Siempre hemos sido responsables con cada acción, fiscalizamos el trabajo, garantizamos el bienestar animal, y la trazabilidad de la fibra”, concluyó.

Vale la pena citar que de los chakus, participaron las Comunidades de Yavi: Inti Cancha, Suripugio, Larcas, El Cóndor, Quirquinchos, Cholacor, Escobar, Corral Blanco, Azul Kasa; y Lagunillas del Farallón, de Rinconada.

IMG_1764

IMG_1772

IMG_1778

IMG_1800

IMG_1815