Desde el próximo 1 de septiembre regirán las modificaciones en las escalas de uno de los tributos más conocidos del sector automotor.

Ya no son nada nuevo las escalas de los tributos internos dentro del sector automotor, bajo el nombre de «impuesto al lujo», aunque como suele suceder una vez cumplido un período determinado las bases se modifican.

En sintonía con esta medida, la semana que viene será crucial, ya que a partir del próximo 1 de septiembre regirá la nueva escala determinada por Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en un contexto complicado con una brecha cambiaria bastante marcada.