Tras el escándalo, Juan Ameri, el diputado salteño, dejó su banca. Fuerte repudio de todo el arco político.

El diputado Juan Ameri, quien protagonizó este jueves un escándalo al aparecer en plena sesión de la Cámara manoseando, desvistiéndola y besándole los pechos a su pareja, renunció a su banca pasada la medianoche. La Cámara aprobó por amplia mayoría la aceptación de la renuncia presentada por el legislador del Frente de Todos-Salta. La renuncia del diputado Ameri fue aprobada a las 3.38 de la mañana por 225 votos afirmativos, un voto negativo y dos abstenciones. El voto negativo fue de Alfredo Schiavoni, (PRO). Las abstenciones, de Héctor «Toty» Flores (CC-ARI) y de Fernando Iglesias (PRO). Ausentes: 27.

«Ante el hecho de público conocimiento, me dirijo a Usted para pedir disculpas por mi conducta durante la sesión especial remota del día 24 de septiembre del corriente. No fue de ningún modo mi intención faltar el respeto a esta Honorable Cámara, a mis pares diputados y diputadas, ni al pueblo salteño que me eligió. Consciente de la responsabilidad que mi cargo representa, pongo a disposición mi renuncia como diputado nacional y seguiré trabajando por mi querida provincia de Salta y para que Argentina se ponga de pie», dijo el diputado Ameri en una carta que envió en la madrugada del viernes a Sergio Massa, presidente de la Cámara.

La carta se conoció minutos después de que Massa pidiera un cuarto intermedio en la sesión para reunirse con los jefes de bloque e informales la decisión del representante por Salta del Frente de Todos.