Coca-Cola decidió mudar a Brasil el manejo de las operaciones regionales que hasta ahora concentraba en Buenos Aires.

 En medio de una reestructuración de sus negocios a nivel continental, Coca-Cola dejará de manejar desde la Argentina sus operaciones en la región . La multinacional avanza con un plan para mudar a Río de Janeiro la dirección de las filiales sudamericanas que hasta ahora dependían de Buenos Aires: Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile y la propia Argentina. La operación no implicará ningún cambio para el consumidor, ya que todos los productos de Coca-Cola se seguirán fabricando y comercializando normalmente a nivel nacional.