En tres meses, tres aumentos de precios. El último es el que le autorizó el Gobierno a YPF para que, a partir de hoy, aplique un incremento promedio del 3,5% en naftas y gasoil (3,9% en la ciudad de Buenos Aires).

Esta suba, sin embargo, no impacta de forma plena en mayores ingresos para la petrolera, sino que una parte representa el alza del impuesto a los combustibles, reglamentado hace 15 días, y otra, la actualización al precio de los biocombustibles.