En Libertador General San Martín, el Gobernador de la Provincia ponderó el aporte solidario de instituciones de perfil comunitario que, día a día, multiplican y comparten esfuerzos para cubrir sentidas necesidades de sectores sociales en situación de vulnerabilidad.

Durante su visita a la ciudad de Libertador General San Martín, Gerardo Morales participó del acto de entrega de insumos y certificados a 75 instituciones comunitarias de Caimancito, Yuto, Calilegua, Fraile Pintado y Libertador, que cumplieron con instancias de capacitación y servicios solidarios en beneficio de sectores sociales vulnerables, en el marco del programa Panaderías Comunitarias.

También estuvieron presentes, la ministra de Desarrollo Humano, Natalia Sarapura; y los intendentes de Libertador General San Martín, Oscar Jayat; de Caimancito, Daniel Gurrieri; de Fraile Pintado, Iván Poncio; y de Calilegua, Elsa Flores; entre otros funcionarios provinciales y municipales.

Es oportuno señalar, que Panaderías Comunitarias se constituye en una respuesta concreta de seguridad alimentaria que, junto a la política del programa Comer en Casa, en combinación con comedores y viandas comunitarias, se traduce en asistencia permanente a las instituciones que brindan un servicio elemental en centros vecinales, copa de leche, merenderos y comedores.

En la oportunidad, Morales reivindicó el trabajo en equipo que predomina en Libertador, unificando los esfuerzos del Gobierno de la Provincia y de la administración municipal en beneficio de la gente. “Este año seguiremos trabajando fuerte codo a codo y solidariamente para hacer frente a la pandemia que no solo no se termina, sino que además se viene peor”, puntualizó.

En este sentido, dijo que “el mismo criterio solidario se evidencia en las panaderías comunitarias que concentran su labor y vocación en el fortalecimiento del tejido social” e instó a los responsables de las instituciones comunitarias a “seguir colaborando con los que menos tienen”.

Sarapura en tanto, indicó que “somos un gobierno con una política social de las más integrales que existen en el país” y apuntó que “valoramos la escuela como el espacio de garantía de los derechos de los niños y niñas y no sólo hacemos el esfuerzo para la preespecialidad, sino que también destinamos una inversión social muy importante del orden de los 900 millones de pesos al año para 152 mil niños los días de clases”.

Señaló que Panaderías Comunitarias “es un espacio de formación en oficio de panadería y repostería que, a la vez, fortalece el tejido social”.

“En este momento 350 mujeres y algunos varones se forman con Panaderías Comunitarias”, completó la ministra.

Jayat, a su turno, agradeció a Sarapura “por estar siempre atenta a lo que pasa en toda la provincia” y recordó que en los últimos tiempos Libertador “viene soportando inclemencias climáticas muy duras, pero en todas esas circunstancias estuvo presente la ministra”.