La prevención así como la consulta temprana resultan indispensables en el grupo de enfermedades que alteran el funcionamiento del hígado.

El Ministerio de Salud de Jujuy recordó a la población que las hepatitis son un grupo de enfermedades que pueden afectar a personas de todas las edades y que se caracterizan por producir inflamación del hígado, órgano abocado a procesar los nutrientes, sintetizar las proteínas y desintoxicar el organismo.

“El mayor número de casos de hepatitis se produce por un virus y puede presentarse también por el consumo excesivo de alcohol o de algunas toxinas, medicamentos o directamente por afecciones médicas”, explicó Fabiana Vaca, Directora Provincial de Sanidad, y apuntó que “en general, las hepatitis no producen síntomas de modo que se llega al diagnóstico por análisis de sangre”.

En el mismo sentido, detalló que de acuerdo al tipo de virus con el que la persona se infecte puede resultar con hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. “Las hepatitis A y B cuentan con vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación por lo que resulta indispensable completar los esquemas que corresponden a cada etapa de la vida”, agregó Vaca y sostuvo que “para la hepatitis C no existe vacuna y para la prevención se debe evitar compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes con otras personas además de utilizar materiales descartables o esterilizados para tatuajes, piercings o implantes y usar preservativo en las relaciones sexuales”.

Además, indicó que “se debe estar alerta ante síntomas compatibles con hepatitis como fiebre, fatiga, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces blancas, dolor articular e ictericia, es decir, coloración amarilla en la piel, las membranas mucosas o los ojos”.

A fin de sumar cuidados frente a la hepatitis, especialmente en los casos virales, resulta importante seguir pautas simples:

  • Cumplir con el lavado frecuente de las manos
  • Evitar el contacto con personas enfermas
  • Cubrirse al toser o estornudar
  • Evitar tocarse ojos, nariz y boca

Vacunación imprescindible

  • Hepatitis A: se aplica una única dosis al año de vida
  • Hepatitis B: se aplica una dosis neonatal, es decir, a recién nacidos dentro de las primeras 12 horas de vida; si por cualquier motivo el recién nacido no hubiese recibido la vacuna dentro de ese lapso, debe recibirla tan pronto como sea posible. Desde 2012 es obligatoria para todas las personas de cualquier edad y quienes no estuvieran vacunados o tienen que completar las dosis faltantes, deben recibir el siguiente esquema:

.1era dosis: en edad lo más temprana posible

.2da dosis: al mes de la 1er dosis

.3era dosis: a los 6 meses de la primera dosis.

En el caso de haber recibido alguna dosis previa, completar con las dosis que falten. No se requiere orden médica.

Situación epidemiológica

El Ministerio de Salud de la Nación dio a conocer este miércoles que los equipos mantienen vigilancia permanente ante la ocurrencia, en 12 países del mundo, de 169 casos de hepatitis aguda grave de origen desconocido en población pediátrica de 1 mes a 16 años de edad.

Mientras hasta el momento no se han notificado casos en la República Argentina, el informe internacional señala que la presentación clínica de los casos identificados es de una hepatitis aguda a menudo con ictericia clínica, en ocasiones precedida por síntomas gastrointestinales, remarcando que entre los casos confirmados, el 10% requirió un trasplante hepático. La etiología de los casos sigue bajo investigación activa.