SOLEDAD DESLUMBRO, EMOCIONO Y SE HIZO VIRAL EN UNA NOCHE INOLVIDABLE

La noche del 29 de octubre a las 21:30 puntuales, las luces se apagaron en el Arena para recibir a Soledad Pastorutti que se reencontró con su público, una vez más con localidades agotadas. Sin embargo, esta vez, la cantante decidió arrancar su show de una manera diferente, y más osada.

Fue ahí que tras cantar su tema inicial “Sigo siendo yo”, desde una tarima en el lado opuesto al escenario, sobrevoló a 25 metros de altura convirtiéndose en la primera artista en hacerlo en el recinto. Pero la noche recién estaba comenzando, y la interprete tenía preparadas muchas sorpresas más para que la noche se inolvidable.

La puesta en escena también se destacó favorablemente con pantallas de más de 15 metros de altura y un juego de luces que acompañaron rítmicamente todos los momentos del show en concordancia con las emociones del público.

Carismática como siempre, La Sole mantuvo el diálogo directo con la gente, contando historias personales, sentimientos y abriendo su corazón como en cada presentación “Ustedes ya me conocen”, decía con la complicidad de quien hace 26 años se sube al escenario.

La primer invitada de la noche fue su incondicional hermana, Natalia que subió para cantar “Quien dijo”, tras recibir la calurosa ovación del público y que dejó el clima ideal para una seguidilla de baladas que hizo vitorear a todos los sectores del estadio que tras un pedido de la Sole, encendieron sus celulares para acompañarla.

“Las tres canciones que sigue hablan de lo mismo, pero desde puntos de vista diferentes” dijo a modo de introducción Pastorutti, y pasó a relatar de qué se trataba cada una, con toda la picardía y simpatía que la caracteriza.

“La primera se la escribí a mi marido, habla de un amor correspondido, de dos personas que se aman y buscan el momento de encuentro para amarse”, expresó guiñando un ojo y contando en qué situación imaginó aquella canción a la que tituló “Tal como siento”, le siguieron “Aunque me digas que no” y el cover “Culpable o no”.

También hubo un segmento dedicado a su tierra, y al país, acompañado por un cuadro de bailarines que hicieron lo suyo, en varias partes del show, llegando a lo más alto con el tema “brindis”.

Allí tras un nuevo cambio de vestuario, en total fueron cuatro, deslumbró con su voz y un imponente traje blanco que se fue desplegando con una cola mientras el hit sonaba hasta quedar impoluto cual bandera y dejando una puesta visual maravillosa.

Otra de las sorpresas fue la participación de músicos ubicados en las diferentes gradas del estadio, que junto a un seguidor de luz, fueron apareciendo entre la multitud para la sorpresa de la gente que ovacionó el momento.

Para esta altura del recital, llegarían mas invitados y con ellos las ganas de bailar, de esta manera subieron el dúo MYA, Agus y Maxi que cantaron “Yo no te pido la luna” con una luna artificial con la que jugó el público y los mismos artistas.

Para seguir con la energía, llegó el turno de Karina que devolvió gentilezas y le puso cumbia al tema que sacó la Sole este año “Lágrimas y Flores”, y la pegadiza “Quiero todo” que la artista no dudó en bailar colocándose coronas y anteojos que le arrojaron sus fans.

La noche se estaba terminando con más clásicos como “El bahiano” y “Tren del cielo”y “Adónde vayas” que explotaron junto a los papelitos, globos y pelotas que llenaron las localidades para invitar a todos a la fiesta.

Para cerrar la velada que ya era inolvidable, la cantante eligió armar un fogón junto a sus músicos y descalza sentada sobre uno de los escalones entonó los últimos temas que cerraron la noche donde amigos, famosos, fanáticos, acompañantes, niños y gente de todos lados vibró durante más de 2 horas y media en un show que además se transmitió por DirecTV para toda Latinoamérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *